google-site-verification: google6ac8706cd1fed96a.html google-site-verification:j8nQLF3bFUw5BdHqWtDU_71YteQ6NLdKiL4WFk5nraI



   
  TUS GALLOS
  EL ARMADO
 
Cargando Página  
Espere unos segundos por favor.............




ARMANDO UN GALLO CON ESPUELAS 
    

 

                                                                                   1 Pegamento (Cerote). 
                                                                                   2 Cinta
                                                                                   3Patas piojas
                                                                                   4Espuelas
                                                                                   5Encendedor

Carlos Cogorno Ventura
http://www.gallosperuanos.com/ 

Manera de calzar o armar gallos (IV)

Granda, observó lo conveniente que resultaba evitar cortar las espuelas naturales a los gallos que pelearían al año y medio de edad, efectuando los topes y la preparación correspondiente, aun con sus propias espuelas; cortándolas una semana antes de llevarse a cabo el combate o después del último ejercicio; concluyendo que así evitaba que el ave pierda el sentido de la distancia hacia el blanco, durante las patadas. Añade Fernando Franco, que el ave que combatió con espuelas adecuadas, preferentemente, deberá ser calzado con las mismas en cada una de las peleas que efectúe a posteriori e incluso, el amarrador debería ser siempre el mismo. Pues la modificación de ambos en el mismo gallo para diferentes eventos, sin criterio que lo justifique, generalmente es causa de variaciones en la eficacia del acierto o capacidad de herir al oponente. Considera Franco que ello puede afectar tanto al ave, la cual mostrando gran acierto durante un evento podrá ser menos eficaz en el siguiente, sin haberse modificado otras variables. Generalmente, la costumbre es cortar o emparejar las espuelas naturales del gallo, al inicio de la preparación para la pelea. Se lleva a cabo con una hoja de sierra delgada, de preferencia de arco y con mango (sierra de calar), evitando detenerse durante la operación, inmovilizando la pata con la mano y un apoyo suave. Así se reduce el sangrado y el ave está cómoda. Hay aficionados que con pericia, efectúan el corte con una navaja, eliminando por completo según ellos, el sangrado y el dolor. Si hubiera sangrado, podrá controlarse presionando en la herida una tiza hasta que se desmenuce, dando tiempo a que la sangre coagule; o presionando tierra arcillosa no contaminada e incluso hay aficionados que afirman que la telaraña posee poder hemostático , al colocarla en el lugar de la hemorragia; otra manera, es cauterizando la herida con un hierro caliente o flama directa, tratando cause el mínimo dolor y fastidio al ave. No es recomendable cortar espuelas el mismo día de la pelea e incluso antes de iniciar la operación de calzar el gallo, pues podría causar dolor. Si fuera necesario días después, del corte de espuelas o durante la operación de calzar, podrán moldear con navaja, la corteza de las espuelas y así embonen cómodamente en las patapiojas correspondientes. Entre sus creaciones, hace más de quince años Oscar Aspíllaga, diseñó un pequeño forro rectangular de badana delgada o marroquín sintético al cual llamó “calza”, que posee una abertura en el centro para que pase el tocón de la espuela y apoya en un pequeño sector alrededor de la misma; luego se fija a la caña, con una vuelta de cinta, ayudando a amortiguar el apoyo de la patapioja contra la pata; así ayuda a dar mayor comodidad al gallo por la presión que generan las patadas; pues con frecuencia el efecto protector de la cinta o el esparadrapo, es insuficiente. Aunque tiende a botar el extremo de la espuela 1mm o 2mm adicionales, desde la caña. El resultado del uso es beneficioso, en especial cuando las peleas se van a la honda. Eduardo Granda mediante observaciones, complementa “...uso una calza que me regaló mi amigo Oscar Aspíllaga, él las ideó, les tomó la forma adecuada, el peso adecuado, le dibujó el hueco del espolón y para mí las hizo perfectas, les puso unas pestañas, que son unas pestañas que agarran bien la pata, dejan asentarlas bien y sobre todo que no se corren las calzas al momento que tú la ajustas y pones la patapioja; yo pongo la calza, encima de la pata del gallo desnuda, le doy dos vueltas por arriba con la cinta y una vuelta por debajo del cacho y la asiento y ahí apoyo la patapioja...” El tiempo empleado para calzar las espuelas en ambas patas del gallo, dándole punto, curvatura y alineándolas correctamente, es variable; aunque el amarrador experto lo puede llevar a cabo en cinco minutos. En el Perú, se acostumbra que un ayudante de pie, apoye el gallo de pecho a la altura de su hombro, sujetándolo cómodamente con ambas manos; quedando las patas hacia el amarrador también de pié, y frente al ayudante. Javier Montoya, profesional de oficio en la afición, resume el proceso de calzar las espuelas para la pelea, actualmente: “Un buen amarrador, debe estar provisto de las siguientes herramientas: cinta adhesiva, patapiojas de varias formas y tamaños, cerote, sierra, lija, lima, estuche completo de espuelas. Hay que buscar el arma apropiada para los gallos de acuerdo al peso, tamaño y luego probarlas en las patas. Al tener la certeza de que están encajadas se procede a calzar. Después de proteger las patas del animal con la cinta, se coloca la patapioja, pero antes se echa el cerote para evitar que se mueva”. “Se fija la patapioja en el sitio correcto, tratando que embone totalmente en el cacho recortado del gallo. Luego, se la asegura con la cinta y se verifica que haya quedado fija y en su lugar. Una vez cumplidos estos pasos, se coloca la espuela apropiada con cerote en la alineación correcta, mirando de frente. La dirección es el eje de la pata (es decir, una línea imaginaria que va a lo largo de su canilla y por su parte central) y la curvatura natural del gallo, ni muy recto, ni muy curvo. Realizados estos pasos, se asegura la espuela con la cinta procurando no ajustar la pata del gallo. Finalmente, revisar que la alineación esté correcta”. Complementa Eduardo Granda “...y pones la patapioja encima de la calza, a la le doy dos vueltas por arriba con la cinta y una vuelta por debajo del cacho y la asiento en la pata y ahí acomodo la patapioja, generalmente lo hago con cera, para usar poca cinta, pongo la patapioja con cera y le doy una vuelta arriba y una vuelta abajo, nada más; el cacho también lo asiento con cerote; pongo el cerote en el cacho, lo asiento, busco el punto del animal y yo uso una cinta afibrada que necesito unos cinco centímetros; la fijo por un lado del cacho, le doy la vuelta por delante de la pata y la fijo al otro lado y ahí lo ahorco con un pedacito más de cinta; osea, esto es solamente en caso que los gallos pesan 3:10lbs., 3:06lbs., 3:08lbs., hasta las 3:12lbs., 3:14lbs.; de las 4:00lbs. para arriba, ya uso una cinta normal; solamente uso la cinta afibrada de 4:00lbs, hacia abajo; primero aseguro la base, para que no esté corriéndose, luego voy donde termina el casquillo, pero siempre le paso la cinta donde termina la unión del casquillo y la espina, paso una cinta, porque de esa manera se tiempla un poco la espuela y no se rompe, generalmente los que tiemplan solamente en el casquillo la espuela, vuela; podemos pasarle un poquito la cinta encima de la espuela y la espuela aguanta...” La observación de Ricardo Córdoba uno de los jueces de prestigio en Lima, resume las armas utilizadas cuando expresa: “...El tipo de arma también influye mucho; el arma con la que se está peleando ahora, hace que intervengan muy pocos factores dentro de la pelea y aveces una sola patada te deja sin ver la preparación, sin ver la raza, sin ver nada...” Córdova amplía su análisis “...En certámenes de alto nivel de competencia a los que he tenido la suerte de asistir, tipo Torneo de Campeones, Campeonatos Internacionales o Campeonatos Mundiales, donde han peleado con espuelas plásticas, el nivel ha sido muy bueno, he visto que los gallos se han ganado mostrando todos sus atributos; pero en eventos de menor nivel donde los aficionados pelean con espuelas plásticas, el desenvolvimiento de los gallos es deficiente. Entonces aficionados que querían incentivar las espuelas plásticas, jugó sus gallos con plásticas contra espina; las de espina en su mayoría ganaban, logrando el efecto de expectativa contrario y la mayoría de gente se pone en contra de la plástica. Lo mejor, será jugar plástica contra plástica. La ofensividad de la plástica es menor a la de la espina, pero es una ventaja pues permite que el gallo pueda mostrar mejor sus cualidades; aunque con la mentalidad actual y con la masificación de la afición, la gente quiere ganar rápido. Además, creo que uno de los factores es la masificación; es decir que se ha masificado tanto la afición, existen tantos aficionados, pero existe gente también quienes no son muy aficionados pero compran un gallo o ven a uno que gana rapidísimo y le sacan camada y buscan gallos que sean más rápidos y no les interesa que al final se corran o que no tengan la capacidad o la casta para poder pelear, pero si por ahí le ganan una pelea rápido, hay aficionados que pierden cuatro o cinco gallos y por ahí meten un pollón y con ese pollón al final pueden cubrir las pérdidas de los otros gallos y entonces se va creando esa anormalidad y gente que cree que el mejor gallo es el que tiró una patada y mató. Pero eso es porque ha entrado yo pienso de todo al ámbito gallístico...” Ricardo Aguilar aficionado trujillano, comenta lo anecdótico: “...a veces había cierta picardía en nuestro amigo Chale Hoyle y fue a jugar al pueblito de Cajabamba en la serranía de Cajamarca y llevó espuelas de espina de pez sierra. Llega con su amigo Raggio a una fiesta del pueblo. Entonces ordenan ¡armen sus gallos! Y acuerdan con el adversario: ““Ustedes armen como quieran y nosotros también””; pero les dicen, ““pero mejor vamos a estandarizar””, ¡no!, cada cual como le parezca. Y Chale le puso cuatro espuelas a su gallo, dos espinas en cada pata y los otros pusieron un cacho en cada pata como corresponde; en esa época jugaban con cachos comprimidos y Chale ya estaba con las espinas de pescado de a cuatro; entonces reclamaron al juez y Chale le dice ““pero ¿dónde está el reglamento que me prohibe que ponga cuatro espuelas?””; soltaron los gallos y ganaron, causando risas y algún malestar en la ocurrencia.




 


 



 


 




Como pueden ver en la Fig. #1, el cubo de la espuela artificial esta bien sentado y la espuela esta aproximadamente a los 90 grados, para que la punta no sobre pase la base mas de 1 o 3 grados. Noten como la espuela esta verticalmente recta en las fotos.

                                                         bien sentada y que la punta este en el punto de muerte.

 










 

 







PELEAS EN PUERTORICO PELEAS DE GALLOS EN REPUBLICA DOMINICANA PELEAS DE GALLOS EN LIMA 





DIAS DE JUGADAS DE GALLOS EN TRUJILLO


LUNES : GALLERA EL PORVENIR ( EL PORVENIR )
MARTES : COLISEO HUANCHACO ( CARRETERA VILLA DEL MAR )
MIERCOLES : EL MOSCÒN ( EL PORVENIR )
JUEVES : COLISEO HUANCHACO Y EL CARMEN 
VIERNES : ARENA CENTRAL ( JR. HUALLAGA 492 - 496  )
MANSICHE ( AV MANSICHE )

LOS DIAS SABADOS Y DOMINGOS SON MAYORMENTE DIAS QUE HAY JUGADAS
Y SON DADAS A CONOCER MEDIANTE VOLANTES
QUE LOS PUEDES VER POR MEDIO DE ESTE PORTAL.



    
    
            

 

 
  BIENVENIDOS A TUS GALLOS 406415 visitantes
En la Ciudad de Trujillo - Perù
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
En la ciudad de Trujillo